Sus ojos

Cuando vi su rostro la primera vez,
ella tenía los ojos cerrados de un modo indescifrable para mí…
.

Dicen que los ojos son la ventana del alma, -no me convence mucho la idea-,
pero en este caso no había forma de comprobarlo mientras ella no los abriera.
¿Cuándo los abrió?…

Ella mira con dignidad…
es una dignidad humilde, como afirmando:
«Aquí hay poder a tu servicio«.
¡Y vaya que hay poder!
Ha hecho que mi vida siga un rumbo deliciosamente incierto, asombrosamente luminoso y maravillosamente mágico.

De pronto,
me gusta mirarla sin que se dé cuenta: despacito, muy despacito
focalizo mi mirada,
sólo la contemplo, sólo la admiro,
la miro con profundidad y mi alma se cimbra,
me conmuevo al infinito y me inundo de un gozo divino…

«¡Que bella eres!»
Así comienzan las estrofas del Cantar de los Cantares…
«¡Que bella eres!»

Cuando la miro,
en silencio me repito: «¡Qué bella eres!»
No se lo digo pues se la puede creer,
capaz que se llena de vanidad y soberbia;
halagarla tal vez no sea bueno en este momento,
aunque ella ya lo sabe: ¡Es muy bella!

Una vez le pedí que me dejara ver sus ojos de cerquita:
Ella me dió permiso,
me acerqué y tuve una visión,
vi a una niña saltando la cuerda,
alegre, sonriente, feliz, plena de ser.

Sin embargo, uno de los instantes sagrados de su mirada,
de sus ojos, -sus bellos ojos-,
fue el día de su bautizo,
cuando nuestro amigo el Padre Chepe rociaba el agua en su cabeza y ella,
-mi hija Maya-,
miraba con profunda atención lo que ocurría en esa hierofanía,
a sus tres meses de nacida ya su alma comprendía el «Shalom»:
«Bienvenida a la comunidad humana desde la tradición católica«.

MAYA…
MAría por la Virgen; YAdira por su madre.
Ese día, esa tarde, tu destino fue sellado bajo el nombre de MAYA.
Fue un 7 de octubre, -hace ya diez años hija mía-, cuando fuiste bautizada.

¡Te extraño hija!
Pero sé que hay un vínculo muy en el fondo,
trascendiendo tiempo y espacio,
cualquier circunstancia,
donde las almas se encuentran,
que nos mantiene eternamente unidos,
ese vinculo que te repito constantemente desde lo más sagrado de mi alma y de mi amor de padre:
«¡Querida hija! Me veas o no me veas, Yo estoy contigo».

Por jesuspina

Soy Jesús Piña: Conferencista, psicoterapeuta, y como un regalo de la vida: papá. Toma lo que sea para ti, y lo que no, déjalo ir. (donde veas caritas hay enlaces) BIENVENID@!

4 comentarios

  1. Mientras más te leo, más me sorprendes, más me motivas, más me transformas. Eres un ser muy especial. Gracias por compartirnos tu luz. Gracias!!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *