El origen de tus miedos

EL ORIGEN DE TUS MIEDOS
 
Había una vez una niña llamada María de la Paz,
a quien de cariño le decían MariPazi. 

Ella tenía muchos miedos: a la oscuridad,
a quedarse sola, a las arañas, a los perros,
a los pájaros, al mar, a las alturas,
a quedarse sin dinero, a que se murieran sus papás,
al fuego, a los truenos, a ir a la escuela,
a los demás niños, uf! Muchísimos miedos!
(Oye: Y tú, ¿a qué le tienes miedo?)

Tenía tanto miedo que nunca salía de su casa
y sufría mientras veía por la ventana
cómo los demás niños corrían y jugaban felices.
El miedo la tenía paralizada, 
el miedo la tenía muerta en vida! 

Una noche, despertó sobresaltada y vio
cómo se abría el piso bajo sus pies,
cayendo en un enorme agujero que la llevó a
Miedolandia, el país de sus miedos.
Era un lugar oscurísimo, lleno de ruidos extraños
y misteriosas sombras
que se movían a su alrededor.
MariPazi estaba aterrorizada,
nunca había sentido tanto miedo en toda su vida!

MariPazi lloraba y lloraba, echa bolita
en posición fetal y con los ojos bien cerrados;
sudaba y temblaba llena de escalofríos,
cuando de repente
escuchó una fuerte voz que le decía:
"Oye! Tú! Abre tus ojos!"
Bueeeno!!! A MariPazi casi se le sale el corazón
y del miedo que sintió dio un tremendo salto! 

Cuando por fin abrió sus ojos vio a
un diminuto dragón azul.
-¿Quién eres tú?, -tartamudeó sorprendida
la asustada MariPazi.
-Me llamo Osculta, y soy el guardián de tus miedos,
-dijo molesto el dragón azul.
-¿Osculta? ¿Qué significa tu nombre?,
-replicó MariPazi,
quien poco a poco fue recuperando su tranquilidad.

-Osculta significa Escucha. 
Pero no me desvíes del tema: Ya estoy harto! 
Estoy cansado de tantos miedos que tienes! 
Cada vez aumentan más y más en Miedolandia 
y no me doy abasto para custodiarlos! 
Si sigues así, cuando crezcas será muy fácil 
controlarte, 
manipularte, la gente se aprovechará de ti, 
tus jefes, los gobernantes, 
la TV y el fantasma del rumor en redes sociales.
 
 ¿Escuchaste bien MariPazi? 
Me tienes hasta la madre con tus miedos!,
-contestó casi gritando el dragoncito azul.
-Lo sé! Yo también estoy cansada de vivir así. 
¿pero cómo puedo quitarme los miedos?
-Al miedo necesitas asustarlo. 
Que el miedo sienta miedo de ti.
MariPazi quedó sorprendida y sin entender.
Entonces Osculta le explicó:
"Es muy fácil!", -dijo el dragón azul mientras
colocaba enfrente de MariPazi
un enorme bulto cubierto por una manta negra.
-Abajo de esta manta negra están todos tus miedos. 
Cuando yo la levante, vas a pegarles un gran grito, 
un grito con todas tus fuerzas para asustarlos.
-¿Y crees que eso funcione? 
-¡Claro! Comprúebalo tú misma.
MariPazi estaba decidida. Total!
ya no tenía nada que perder.
Así que agarró fuerzas, respiró profundo
y se preparó a la señal que el dragón azul
le haría para quitar la manta negra
y que ella les pegara un tremendo grito
a sus miedos para asustarlos.
Osculta dijo entonces: "A la cuenta de tres: 
Uno, Dos, Tres!"
-y quitando la manta negra, MariPazi
comenzó a gritar con todas sus fuerzas!
Cual sería su sorpresa que sólo vio un gran espejo
frente a ella,
con su imagen gritona reflejada en él.
Fue tan graciosa la cara que vio de sí misma,
que comenzó a reírse a carcajadas.
Cuando Maripazi terminó de reír,
Osculta le explicó:
"La raíz de tus miedos eres tú misma.
Cada vez que sientes miedo, 
estás sintiendo miedo de ti misma
y de tu poder para transformar tu vida."

MariPazi guardó esas palabras en su corazón.

Y cuando volvió a casa, su mirada ya era diferente,
pudo jugar otra vez y disfrutar
la experiencia de vivir su propia vida.

Jesús Piña

Lee más aquí: SUELTA TUS MIEDOS!

Por jesuspina

Soy Jesús Piña: Conferencista, psicoterapeuta, y como un regalo de la vida: papá. Toma lo que sea para ti, y lo que no, déjalo ir. (donde veas caritas hay enlaces) BIENVENID@!

1 comentario

  1. Muchas gracias aunque parezca obvió cual es mi miedo, este cuento me lo dejó claro!!! Soberbia aparte verdad? Jajajaj me encantó reírme de mis miedos. Me encantó el cuento lo voy a compartir????

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *