Saúl el mago

Share

SAÚL EL MAGO

Saúl era un mago extraordinario.

De niño le fascinaban los juegos de magia “Mi Alegría” y como casi nunca estaban sus papás en casa,
él se pasaba horas y horas imaginando y creando historias fantásticas de duendes y hadas.

Saúl ya era un hombre de 65 años, vivía en la Colonia Roma y trabajaba de mago en fiestas infantiles
usando el nombre artístico de “Kalimán: el hombre increíble”, ¡Sí! igualito al de la historieta.

En una ocasión, -cuando él tenía 11 años-, su padre llegó borracho y lo encerró en el baño,
ahí encontró un ejemplar de Kalimán donde éste le decía a su fiel amigo:
“Querido Solín: Quien domina la mente, lo domina todo”.
Esa frase lo selló para siempre…

Saúl disfrutaba muchísimo al ver las caritas de asombro y al escuchar el típico oooooh de los niños
cuando desaparecía un conejo del sombrero o hacía aparecer palomas bajo su pañuelo morado.

Saúl era mago, pero también alcohólico.

Llegó a perder muchos contratos por eso.
De hecho, lo conocí cuando daba una función en un bonito salón de fiestas infantiles
llamado “Cinderella” ubicado en Amores 711, Col Del Valle.

Recuerdo que me acerqué al final de su presentación para pedirle una tarjeta y lo sorprendí tomándose un trago de su anforita dorada.
Él se disculpó conmigo y luego de guardar sus cosas comenzamos a platicar.

Ya con la confianza que da abrir el corazón, me confesó que no sabía cómo salir de su problema. Entonces le pregunté:
“¿A quién te quieres beber? ¿A quién quieres tomar?”

Saúl cerró los ojos, le dio otro trago a su anforita, comenzó a llorar y me dijo:
“¡A mi padre! Quiero tomarme a mi padre…”
Fue entonces, que rápidamente me entregó su tarjeta, volvió a disculparse y salió presuroso del salón.

La última vez que supe de él, me dijeron que lo habían visto en el “Panteón de Dolores”, tirado junto a la tumba de su padre,
con una botella en la mano derecha y una varita mágica en la otra.
Por cierto, que en el epitafio de la tumba del papá de Saúl, está una leyenda que dice:
“Querido hijo: Quien domina la mente lo domina todo.”

En honor a uno de mis tíos favoritos…
Jesús Piña
Invierte en tu Vida!