Prosperidad

Share

 LA VIDA SE TE DIÓ PARA SER ABUNDANTE…
Cuando sientes gratitud el miedo desaparece y brota la abundancia.

“Papi, ¿Qué es prosperidad?” me preguntó mi hija un domingo al mediodía la víspera de una celebración.

Miré a mi alrededor: el sol radiante, las jacarandas floreciendo, tres mariposas rasgando el aire, una ardilla comiendo semillas de girasol, el jardín verde y dispuesto, los invitados llegando, mi hija contemplándome con sus ojos grandes y su carita sonriente… La abracé y le respondí mientras le mostraba el entorno “Esto es prosperidad”.
“¿Y el dinero?”, -me interrogó con inocencia.
“También ayuda hija”. –contesté divertido.

La prosperidad es una experiencia interior, más que una realidad exterior. Es llenarte de la vida, gozarla desde donde estés y gritar: “¡Me lo merezco!”. Cuando más confío y me relajo más próspero soy, lo he comprobado numerosas ocasiones. Cuando más obsesivo y preocupado me pongo con el dinero, más me atoro y él se aleja de mí.

Te daré otra clave de prosperidad: Cuanto más hagas prosperar a los demás, más te harán prosperar a ti. Cuanto más generoso seas, más generosa contigo será la vida. Y no te compliques la existencia buscando explicaciones racionales para esto, es un asunto simple, muy simple: Si siembras piedras, cosechas piedras. Siembra trigo y trigo cosecharás. ¡Increíblemente hay quienes siembran pasto y esperan manzanas!

El alma también prospera. Cuando te propones algo y lo consigues, prosperas. Y si además, lo compartes con los tuyos, con tu gente, la prosperidad se agiganta. Fue una experiencia mística contemplar a mi madre llorando de alegría y orgullo por el logro de su hijo cuando recibí mi diploma. En esos instantes recordé a todo mi linaje familiar, a mis cuatro abuelos ya fallecidos pero presentes en espíritu, sentí a todos mis ancestros rodeándonos en un círculo de fuerza vital… y enfrente, sentada y calladita, observando desde su alma, estaba mi hija, la continuación del ciclo de la vida de todos los viajeros de mi clan que han cruzado por el mundo.

En algún lado leí: “haga lo que haga, pase lo que pase, Yo siempre tengo suficiente cantidad de cualquier cosa que Yo desee”. Anoche vi un anuncio de Coca Cola donde un anciano de 102 años tocaba la manita de un bebé recién nacido. ¡La vida fluyendo y dejándose fluir! Por eso te sugiero: gana el dinero felizmente. Si eres capaz de generar riqueza con tu trabajo, hazlo con placer. Míralo a la inversa, si el dinero lo ganas sufriendo y refunfuñando, ¿a qué crees que te sabrá?

Ah! Pero aún me falta una nota, una nota especial para la fuente de prosperidad más grande, la Madre Tierra, Tonanzin, nuestras tierras mexicanas cobijando a más de cien millones de almas y dándonos diariamente el sustento. A la patria, ¡Gracias!

LA VIDA SE TE DIÓ PARA SER ABUNDANTE…
Cuando sientes gratitud el miedo desaparece y brota la abundancia.
Si en verdad quieres soltar tus miedos haz clic aquí: ROMPE TUS VOTOS DE POBREZA

Jesús Piña
Invierte en tu Vida