Cómo elaborar un buen propósito

Share

Probablemente ya tengas tus propósitos personales para este año nuevo.
¿Los cumplirás?…

 

Te daré cinco características de un buen propósito
y revisa si los tuyos cumplen con cada una de ellas.
¿Y si no? ¡Pues corrígelos! La vida es ensayo y error.

1. SENCILLO
Es muy fácil que te emociones al calor de la navidad, las fiestas,
los drinks y los regalos, haciendo una enorme lista de propósitos tipo:
“Pondré un negocio y seré rico”, “Encontraré al amor de mi vida”.
Observa que ninguno de ellos es sencillo,
son proyectos demasiado ambiciosos y complejos
que requieren muchas etapas intermedias para cumplirse.
Es como querer llegar de un salto al piso 9 de un edificio,
cuando estás en la Planta Baja.

2. CONCRETO
“Voy a ser feliz”,”Hoy voy a cambiar”.
Con este tipo de propósitos… tienes el fracaso asegurado.
Y como dicen por ahí: ¡Gracias por tu participación!
La clave es: Mientras más específico sea tu deseo,
más cerca estarás de él.

Mira el primero que escribí: “Voy a ser feliz”,
demasiado ambiguo, vago, difícil de asimilar.
Ahora te doy ejemplos de cómo hacerlo concreto:
“Voy a tomar clases de baile”,
“Me inscribiré al próximo taller de Jesús Piña”, “Acudiré al médico”.

3. MEDIBLE
Esto es importantísimo, porque significa que tu propósito puede ser medido, evaluado, y cuando lo compruebas empíricamente,
te das cuenta que lo alcanzaste. ¡Muy bien!
Un logro más cumplido. Esto te motiva y eleva tu autoestima.

Por ejemplo, no es lo mismo decir:
“Me pondré a dieta y estaré muy delgado”
a escribir: “Bajaré 1 kg en un mes”.

4. REALIZABLE
Hay quienes creen que poniéndose metas altísimas avanzarán más.
Y sucede al revés. Es como si te mostraran la carne que te comerás en toda tu vida, lo más seguro es que se te vaya el hambre y el gusto por la carne.

Mira este ejemplo: “Voy a correr todos los días 10 km”,
¡pero nunca has hecho ejercicio ni para alcanzar el autobús!
En cambio: “Correré una vuelta al parque todos los días”,
es un propósito realizable, que puedes ir subiendo de cantidad poco a poco,
de acuerdo a tu ritmo.

5. APOYADO EN TU EXPERIENCIA
Lo que a uno le funciona, a otra persona no.
Tus metas apóyalas en tu propia experiencia de vida, en tus aprendizajes.
Evita compararte con los demás, cada quien es diferente y posee su propio destino.
Si tu prima se consiguió al mejor hombre del mundo o tu hermano obtuvo el súper empleo, bien por ellos; TÚ ERES TÚ.

¿Qué te parece?
Si tus propósitos necesitan corrección, hazlo ahora,
el año apenas inicia y estás en un buen momento.

¡Que la Vida te llene de bendiciones este 2012 y siempre!

Jesús Piña
Invierte en tu vida

Tags: ,