3 claves para tu motivación personal

Share

Si la vida te pide detenerte,
es para que escuches nuevas instrucciones.

Como tú, yo también me canso de caminar por la vida;
ha llegado entonces el momento de un receso para recuperar tus fuerzas.
Lo impresionante está cuando ya te cansaste y quieres seguir avanzando:
Se le llama necedad.

Estando en las Montallas Rocallosas,
un grupo de amigos subíamos por una vereda muy empinada,
llevábamos cerca de cuatro horas caminando y el cansancio era evidente;
fue entonces que nuestro guía nos regaló un descanso.

Yo me senté en una piedra a beber agua y comerme una manzana,
otra persona arrancaba fresitas silvestres,
alguien más miraba el río que corría a nuestro costado,
y así, cada quien fue dándose su propio receso,
nadie hablaba pues el silencio formaba parte del descanso.

Poco a poco recuperamos las fuerzas, pero sobretodo,
recuperamos nuestra brújula existencial,
eso que también llaman motivación.

Cuando me levanté, miré hacia atrás y contemplé
un enorme paisaje verde colmado de pinos
que me mostraban el avance de nuestra travesía.
¡Íbamos muy bien! Era tiempo de seguir la marcha.

Motivación no es tener ánimo sino tener motivos.
¿Cuáles son tus motivos?

Hace algún tiempo mi motivo era cambiar al mundo,
me creía el salvador de la humanidad,
-por cierto, una fantasía muy extendida
especialmente entre los que carecen de afecto-;
después ha sido mi hija, aunque mirándolo bien,
es demasiado peso para ella.

¡Imagínate! ¡Poner tu felicidad personal en alguien más!
así que me decidí a explorar un nuevo motivo.
Eso sí, mi hija seguirá inspirando mis proyectos
sólo que no tendrá la penosa misión de cargar con su padre.
(¡Si ella supiera todas las reflexiones que me ha inspirado!)

Tú ya conoces algunas como:
Nadie te puede quitar lo que ya es tuyo
Mi hija crece
Mudanza :D

Sé bien cuál es el motivo último de mi vida,
más no te lo diré, eso es parte de mi intimidad
y de los secretos que guarda uno en el corazón.
Aunque para ti la pregunta sigue siendo la misma:
¿Cuáles son tus motivos para seguir en la vida?

Sin metas, no puedes caminar.
¿Cuáles son tus metas?

Hay quien que busca la llave en el jardín de su casa,
cuando la perdió adentro de ella.
¿Dónde la estás buscando tú?

Una de esas llaves son precisamente tus metas.
Llámales propósitos, objetivos o como quieras,
en última instancia son tus puntos de llegada,
las estaciones que recorres en el misterioso viaje de tu existir.

Te daré una de las fórmulas más simples, -y simultáneamente mágicas-,
para clarificar tus metas personales: ESCOMBRA.

Cuando escombras tus cosas, también escombras tu alma.

Al remover tus cosas, depuras lo que te sirve
de lo que ya no es necesario para tu viaje,
haciéndose evidente para ti que el más pequeño cambio es ya un logro.