Mi mamá

Share

Eres la mejor y la única para mí…

El primer recuerdo que tengo de mi mamá es abrazándonos a mi hermano y a mí para protegernos de unas piedras que caían. Yo tenía como 3 años… ¿Cuál es el tuyo?

Hace unos días leí una revista de niños en la recámara de mi hija donde venía un test sobre los tipos de mamá que hay y la mía salió una madre exigente (léase sobreprotectora). Una tarde me regañó públicamente porque me peleé con otro niño por defenderme y yo no entendía su enojo para conmigo. A mis diez años me cuestionaba, “¿de qué lado está?” Hoy puedo ver que su estilo exigente fue su modo de amarme. Ya había muerto una hija, no podía equivocarse de nuevo.

Las mamás primero son mujeres y después… también.

¡Es tan fácil olvidarlo! Sobretodo cuando tu mirada es la de un niño,
aunque tu cuerpo sea el de adulto.
Durante algún tiempo idealicé a mi madre,
hasta que pude ver que ella es una mujer común
y comprendí con alegría que ahí radica su grandeza… Y mi alma descansó.

Las mamás aman, odian, gritan, lloran, gozan, se cansan, se equivocan, tanto como tú o como yo.

En Constelaciones Familiares me enseñaron una frase de poder:

“Mi mamá es un poco mejor que yo”

Mucho no, porque la ensalzas y te tornas un tirano con ella imponiéndole tus expectativas de perfección. Menos que tú tampoco, porque eres su hijo(a) y sólo su hijo(a); ella llegó antes a la vida, más aún, la Vida llegó a ti por ella.

Una de las más grandes enseñanzas que recibí de mi madre fue ver el amor y veneración que le tenía a mi abuelita Elvira. ¡La miraba con tanta ternura! …como si quisiera salvarla: Honra su destino es el mensaje aquí. Otra de sus grandes lecciones ha sido su amor y pasión por la vida, ¡jaja! ¡Creo que de ahí me viene! Oye: Y tú, ¿En qué te pareces a tu mamá?

Pero ya habló mucho el adulto, así que le pregunté a mi niño interior lo que más le gusta de ella y me dijo lleno de orgullo:
“¡Mmm! ¡Pues que es mi mamá!”

Busqué un video sobre mamis y encontré uno nacido del corazón infantil,
un montón de niñitos desafinados… pero con la mirada divina.
¿Cuál serías tú de los niños que salen en el video? Dale clic a: Mi Mamá y yo

Te quiero mamá!
Jesús Piña
Invierte en tu Vida!

Comentarios:

Comentario de: Ma. del Rayo Luna Pacheco [Visitante]
Hola Jesús:
No cabe duda que cuando se escribe desde el corazón, fluyen sabias palabras que tienen gran significado para quién las recibe. Cuando me convertí en madre, pude valorar y comprender más a mi mamá.
Te mando un sincero abrazo.
 11.05.10 @ 20:31