Mi corazón está a la izquierda

Share

Justicia es darle a cada quien lo que se merece…
¿Qué te mereces tú?


 
Ayer fue día de Megamarchas en la Ciudad de México, muchos salieron a protestar por la liquidación de la Compañía de Luz y Fuerza.
¿Tú has participado en marchas?
 
Yo sí… y era apasionadamente radical:
cambiar al mundo era ir por el todo o nada,
los buenos estaban en el pueblo y los malos en el gobierno…
Hoy veo seres humanos en ambos lados… por cierto, no fui a ésta marcha.
 
Recuerdo cuando en las manifestaciones gritábamos consignas a la gente como esa que dice:
“A esos mirones, les faltan pantalones.”
¡Imagínate la soberbia!

¿Quién era yo a mis 18 años para juzgar a los demás porque no hacían lo mismo que nosotros?
Para mucha de esa gente lo prioritario era llevar el sustento a su familia, no encabezar la revolución.

Esa lucha de todos los días no la quería yo ver…
 
En una marcha gritas, corres, sudas, gozas la adrenalina, hay catarsis colectiva.
Es, -literalmente-, un estado alterado de conciencia, una hierofanía (una manifestación sagrada),
es una de las experiencias más intensas que sólo quien ha estado en una de ellas puede relatar y comprender.
Pero…

Yo era farol de la calle y oscuridad de mi casa.
 
Mientras hacía la revolución en un café con mis amigos, me olvidaba de la vida familiar.
No había tiempo para asuntos menores como la tristeza de tu madre o el examen reprobado de tu hermana.
En una ocasión, ¡hasta dejé a una novia por irme a una huelga! Lo urgente era la lucha política.
 
Cuestionaba el autoritarismo de mis padres, pero dormía y comía del fruto de su trabajo.
Decía que les faltaba conciencia social, pero yo era un inconciente de lo que ocurría en sus vidas.
 
Una vez escuché a un politólogo decir que era relativamente fácil meter a 100 mil seres humanos en el Zócalo,
lo difícil era convertirlos en activistas para continuar la lucha todos los días, instante por instante,
siendo congruentes entre su mente, su corazón y sus acciones.
 
La revolución comienza con tu gente, con esa que te peleas cotidianamente por el jabón de baño
o por el control de la tele…


 
Mi corazón está a la izquierda,
y ahí estará hasta que me muera…
 
Sólo que el impulso para latir le viene del alma
y el alma está más allá de las ideologías y los prejuicios.
 
Cuando tú detonas los movimientos del alma en tu vida
se da una revolución mucho más profunda que levantar el puño en una marcha,
porque el movimiento es de adentro hacia afuera,
y cambias la realidad del mundo, transformando tu propia realidad.
 
¿Y el derecho a manifestarse?

Ahí está, como una herramienta para usarla en casos de emergencia social, de lo contrario,
se desgasta y se vuelve contra los propios manifestantes.
 
Gandhi marchó pocas veces, pero cuando lo hizo, había acumulado la fuerza para enfrentar un poder superior
y convocar a millones de corazones, como en su famosa Marcha de la Sal (1930).


 
Después de la Caída del Muro de Berlín (1989), la revolución tomó otras trincheras,
más sutiles, más íntimas: desde tu cama, desde tu mesa, desde tu corazón.
 
Creo que es la primera vez que abordo un tema político, ¡jaja!
Es un poco extraño en mi blog, sólo sé que la mamá de mi hija me dijo hace un par de noches:
“¡Cómo has cambiado!” y eso fue un activador de este post…
 
Sí, he cambiado…
una pequeña niña nació y desató la revolución del amor en mi alma,
todavía no termina, la lucha sigue… y ahora la expando por donde se pueda.
 
Como afirma, -y afirma bien-, el poeta Silvio:
“El problema sigue siendo sembrar amor”

Jesús Piña
Invierte en tu vida!


 
Comentarios:

Comentario de: Mariana [Visitante] · Editar
 
Ijole mi estimadísimo Jesús…

Creo que es la primera vez que tu comentario me deja un sinsabor.

Hablar de temas políticos es difícil, más aún n momentos de crispación social tales como los que está viviendo nuestro país. Una crispación, no nueva, derivada de décadas de una desigualdad social innegable, que ha generado un rencor social creciente, dañino pero justificado.

Tanto derecho hay en expresar una opinión como a manifestar la inconformidad. Si bien estoy de acuerdo que muchos grupos dl viejo colectivismo abusan de éste derecho para generar caos, y violar el derecho de otros, también habría que recordar que las grandes revoluciones y movimientos sociales nacen del activismo y movilización social. Desgraciadamente el cambio no viene de la venía del stablishment, sino por la movilización de la base.

El país no marcha bien es una realidad innegable para los 60 mm que viven en pobreza, y para los muchos que mantenemos un poco de consciencia social. Por otra parte ser activista social no significa necesariamente que seas farol d ela calle y oscuridad de tu casa, pues al ver por el bienestar general (hablando de un activista genuino), estas viendo también por el bienestar tuyo y de tu familia. Cerrar los ojos ante el sufrimiento, injusticia e indignidad ajena tampoco creo que ayude.

El punto no es solo el altruismo social d evelar por los pobres, el punto es redescubrir nuestro papel como ciudadanos. Personalmente, no soy activista social ni estoy afiliada a ningún partido político, pero amo a mi país. Amo a mis amigos de la ibero, tanto como a mis amigos del sindicato de maestros de Oaxaca, pues cada uno tiene su realdiad y sus razones, y entiendo al frustración de una calle cerrada por “otra marcha”. Pero también estoy harta de un Gobierno ineficaz, harta d eque la imagen d eMéxico en el extranjero se vaya por el caño, harta d elos escándalos de corrupción sin resolver, y harta de la voracidad de la élite política sin distingo partidista. Y creo como ciudadanos es no solo necesario sino urgente recuperar nuestra dignidad através de la colectividad y visión de país, no sólo de clase social.
Por último, pones una fotito de un corazón priísta, y dices que tu corazón late a la izquierda. Según los propios estatutos (que recuerdo) del PRI, ésta institución se decalra de centro, aunque en lo personal la considero un camaleón político sin ideología.

Como siempre, mi respeto y ademiración, me encanta tu blog y tu comentarios. Te veo pronto!

Por último

12.11.09 @ 12:30
Comentario de: Jesús Piña [Miembro] · Editar
 
Hola Mariana!

Me da mucho gusto que mi post haya provocado toda esa reflexión tuya!
Tienes un gran corazón!

Sólo traté de compartir mi experiencia autoreferencial.
Durante muchos años fui un incongruente entre mis ideas y mis acciones…
Ahora, soy un poco menos…

PD: El corazoncito tiene la bandera de México, no del pri.

Un gran abrazo!

12.11.09 @ 14:02
Comentario de: Adriana Cruz [Visitante] · Editar
 
Hola, acabo de leer el siguiente párrafo que quisiera compartir: “la justicia no existe, lo que existe es el amor para ayudarnos a personar cualquier injusticia”
y si existiera la justicia me queda claro que no está en manos de nosotros como personas humanas, aunque respeto el derecho de luchar por un ideal.
saludos,

 
12.11.09 @ 16:38
Comentario de: Rocio Mondragón [Visitante] · Editar
 
Hola amigo! Es increible cuando la gente nota tu cambio, tu camino andado, tu trabajo por comprender más lo importante en esta vida, y tu lo estas logrando!! Yo veo que aunque el tema sea político, el mensaje es claro, el corazón es lo que impulsa el cambio, y todos tenemos que voltear a ver nuestra propia revolución interior, yo en lo personal tengo una en estos momentos, sé que algo bueno tiene que venir de esto que vivo hoy!! y como siempre gracias por compartir!
un abrazo y un beso.

17.11.09 @ 08:39
Comentario de: ROSA MARIA GARCIA V. [Visitante] · Editar
 
SALUDOS JESÚS¡
SABES,NO SOY PARTIDARÍA DE Q SE PERJUDIQUE A TERCERAS PERSONAS CON BLOQUEOS A CALLES NI NADA DE ESO;MÁS SIN EMBARGO CREO Q EL PARTICIPAR EN MARCHAS ES MANIFESTAR Q SE ESTÁ VIVO Q SOMOS SERES CON DERECHOS Y OBLIGACIONES.EN LO PARTICULAR TE DIGO Q LO QUE MÁS ME “CRISPA” SON LAS INJUSTICIAS Y CREEME Q NO ES FÁCIL TOMAR LA DECISIÓN DE SER PARTICIPE DE ESTE TIPO DE EVENTOS HAY UNA LUCHA INTERNA ENTRE Q TE TACHEN COMO EL “REVOLTOSO” “EL LOCO” “EL CONFLICTIVO” Y ENTRE EL APÁTICO Y COBARDE PARA TI MISMO SI SIEMPRE TE CONFORMAS CON MIRAR Y JUZGAR. QUIEN VERDADERAMENTE LUCHA POR UN CAMBIO NO SOLO PARA ÉL SINO ANTE EL DOLOR Y MISERIA DE SU PUEBLO NO EXISTEN PREJUICIOS NI SE DOBLEGA ANTE LO Q PIENSEN LOS DEMÁS. DE NO SER ASÍ, SIMPLENTE NO HABRÍA INDEPENDENCIA NI REVOLUCIÓN,EL EXIGIR TUS DERECHOS Y MANIFESTARTE ANTE LA INJUSTICIA TE HACE SABER ÚTIL. CREO QUIEN VERDADERAMENTE AMA:LUCHA.
PERO,DEBE SER UNA LUCHA IDEOLÓGICA,DE EMPEÑO DE APRENDER Y CONOCER LO Q POR DERECHO NOS CORRESPONDE,COMENTO ESTO PORQ HAY GENTE Q EXIGE PERO NO CONOCE NI SUS DERECHOS.
CREO,POR LO Q COMENTAS DE TU HIJA Q ES VERDAD EL AMOR TE “HACE SER UNA MEJOR PERSONA” ASÍ DE SENCILLO Y COMPLEJO A LA VEZ. SALUDOS Y DISCULPAS SI ME “LEÍ” MUY GRILLERA,FUE MI YO “ME XI CA NO”. JAJAJA

17.11.09 @ 17:55