Historias de familia

Share

La familia es una comunidad unida por el destino…
con todo lo bueno y lo no tan bueno que eso traiga.

-«Me doy cuenta que mi novio es un controlador»
-«¿Y a quién se parece de tu familia?»
-«¡Ups! Es igualito a mi papá»
-«Entonces ¿a quién estás siguiendo tú?»
-«¡A mi mamá! ¡Más ups!»

* * *

-«Tengo 35 años y no sé qué hacer con mi vida»
-«Sólo mira hacia atrás lo que has recorrido»
-«¿Y qué es lo que podría ver en eso?»
-«Busca los momentos donde has sido más feliz.
Ahí están las claves que la vida te ofrece para construir tu futuro.»

-«Me acabo de graduar pero mis padres ni se inmutaron»
-«¿Y por qué mendigas amor?»
-«¿Cómo? ¡No entiendo!»
-«Para alimentarte de tus padres no es necesario pagarles nada.
Un bebé sólo toma la leche de su madre,
no se enreda buscando su reconocimiento;
simplemente llora hasta que lo amamantan.»

* * *

Todos necesitamos alimentarnos del amor de nuestros padres;
Sólo que unos reciben banquetes y otros migajas.
El problema de mendigar amor es que aceptas hacer lo que sea
con tal de ser vista y reconocida, incluso si eso te lleva a negarte.
«¿Y qué significa negarte?»
«Renunciar a tu propia vida
buscando cumplir las expectativas de los que amas»

-«No encuentro trabajo. ¡Eso me desespera y lastima!»
-«Ve con tu padre y pídele su bendición»
-«No puedo. Llevo seis meses sin hablarle.»
-«¿Cuánto tiempo llevas sin trabajar?»
-«Seis meses…»

* * *

-«Mi hija de 13 años está insoportable y sólo pelea conmigo»
-«Su enojo es el modo de llamar tu atención para que mires hacia arriba»
-«¿Mirar hacia arriba? ¿Y qué es eso?»
-«No es un qué, sino un quién. ¿Cómo está tu madre?»
-«A mi madre no la veo desde la última vez que discutimos y le dije que la odiaba»

-«Mi abuela perdió a mi abuelo en un accidente.
Mi mamá dejó a mi padre por mujeriego.
¡Es como una maldición!
¿Significa que estoy condenada a perder a mis parejas?»
-«Una maldición se neutraliza con una bendición»
-«¿Cómo se hace eso?»
-«Repite en tu corazón:
Querida abuela, querida mamá,
honro y respeto su destino,
así como honro y respeto el mío.
En su honor, lo haré diferente.»