Heridas de la Infancia

Share

HERIDAS DE LA INFANCIA
Si te rechazaron: rechazas y huyes
Si te abandonaron: abandonas y dependes
Si te humillaron: humillas y sufres inútilmente
Si te traicionaron: traicionas y controlas
Si viviste una injusticia: te endureces y criticas.
¿Cuál es tu herida? Identifícala:
HERIDA DE RECHAZO
La crítica duele.
Su fuerza destructiva es muy grande:
Hacen falta cinco halagos para compensar el dolor que te provoca una crítica.
La crítica duele.
En ella vives la experiencia del rechazo: Sientes peligro, miedo, estás vulnerable.
La crítica duele.
Así que para que te amen, buscas agradar.
Si te critican, sientes que te quitan amor.
¿QUÉ PUEDES HACER?
1 Dentro de ti, reconoce que DUELE.
2 Date cuenta que la crítica es una CREENCIA del otro, no eres tú realmente.
La opinión que otros tengan de ti, es su problema, no el tuyo.
3. LLÉNATE de caricias, pídelas, pues en el fondo lo que necesitas es amor.
4. Una frase que ayuda:
"ME LIBERO de sentirme mal, sólo para hacer que otros se sientan mejor."
HERIDA DE ABANDONO
Si continuamente te sientes VACÍO, como si tuvieras que llenar ese vacío con algo,
tienes una herida de abandono.
Es como ir a un pozo vacío por un sorbo de agua.
PUDISTE SENTIRLA:
* Si tus papás se divorciaron
* Cuando tu mamá atendía más a tus hermanos que a ti.
* Cuando tus padres salían a trabajar todos los días y te dedicaban poco tiempo o nada
* Cuando estuviste internado en el hospital
* Cuando TE DEJARON con alguien durante las vacaciones o por varios días
* Si tu mamá siempre estaba enferma
* Si tu papá siempre estaba ocupado
* Cuando uno de tus padres MURIÓ y tú eras aún pequeño.
El mensaje doloroso es que no te sientes querido, crees que no te aman.
Una frase que ayuda es:
"ME SENTÍ ABANDONADO... HOY PUEDO VER QUE ME TENGO A MÍ MISMO."
HERIDA DE TRAICIÓN
¿Quién te ha traicionado?
 Mientras más íntima e importante sea una relación para ti, más intensa será la traición,
pues ella ocurre en un ámbito de confianza
y de muchas EXPECTATIVAS de parte tuya.
Frente a la traición hay dos respuestas fundamentales: VENGARTE O PERDONAR
(por cierto que hay una venganza SANA: la que se hace desde el amor,
y un perdón DAÑINO: “Yo como bueno, te perdono a ti como malo”)
No puedes cambiar tus experiencias pasadas;
pero sí puedes cambiar lo que haces con esas experiencias.
Visualiza a quien te ha traicionado y repite en tu corazón:
"TE LIBERO DE MIS EXPECTATIVAS".
 
HERIDA DE HUMILLACIÓN
Nació cuando de niño sentiste que alguno de tus papás se avergonzó de ti:
"Mira nada más cómo te pusiste", "No sabes hacer nada",
"Eres una inútil", "Déjate ahí, eso es sucio",
"Cuando llegue tu padre ya verás", "¿No te da vergüenza?".
La máscara de esta herida es el MASOQUISMO, autocastigarte, "NO LO MEREZCO".
Sientes que debes sufrir,
te culpas de todo y asumes las culpas de los demás.
Te obsesionas por ser una "buena persona".
Te faltó libertad con tus padres.
OJO: tu madre o padre también sufrieron la misma herida...
Repite desde tu corazón:
"RECONOZCO MI HERIDA
Y ME ACEPTO SIN CONDICIONES.
HOY PUEDO VER, QUE VALGO POR LO QUE SOY,
NO POR LO QUE HAGA O DIGA."
HERIDA DE INJUSTICIA
¿Te has sentido devaluado? ¿Que no aprecian lo que haces?
Si crees que nadie te respeta o no recibes lo que mereces,
más aún, que recibes MÁS de lo que mereces,
estás en los terrenos de la herida de injusticia.
Nace de la experiencia de sentir que uno de tus padres fue FRÍO,
distante, autoritario, crítico y estricto. Crees que DEBES esforzarte para que te quieran.
Tienes la herida si eres PERFECCIONISTA,
rígido y no te permites expresar tus verdaderas emociones.
Para ti es muy importante sentir que eres "buena persona" y "buena en lo que haces".
Quieres EXACTITUD en los detalles, que todo sea CORRECTO
y tienes mucho miedo de cometer errores.
Te exiges demasiado y casi nunca estás satisfecho con lo que haces.
Sientes que te comparan con tus hermanos.
Te saboteas a recibir y disfrutar los regalos que te llegan.
Repite en tu corazón:
"RECONOZCO QUE HE SIDO INJUSTO CONMIGO.
Y HOY PUEDO VER, QUE SOY MARAVILLOSAMENTE IMPERFECTO.
Y QUE SOY DIGNO DE EXISTIR...
PORQUE EXISTO!"
¿No crees que ya es HORA DE CAMBIAR esto?
HAZ CLIC AQUÍ: SANA TUS HERIDAS DE LA INFANCIA.
Jesús Piña
Invierte en tu vida