El origen de tus miedos

Share
EL ORIGEN DE TUS MIEDOS
 
Había una vez una niña llamada María de la Paz,
a quien de cariño le decían MariPazi. 

Ella tenía muchos miedos: a la oscuridad,
a quedarse sola, a las arañas, a los perros,
a los pájaros, al mar, a las alturas,
a quedarse sin dinero, a que se murieran sus papás,
al fuego, a los truenos, a ir a la escuela,
a los demás niños, uf! Muchísimos miedos!
(Oye: Y tú, ¿a qué le tienes miedo?)

Tenía tanto miedo que nunca salía de su casa
y sufría mientras veía por la ventana
cómo los demás niños corrían y jugaban felices.
El miedo la tenía paralizada, 
el miedo la tenía muerta en vida! 

Una noche, despertó sobresaltada y vio
cómo se abría el piso bajo sus pies,
cayendo en un enorme agujero que la llevó a
Miedolandia, el país de sus miedos.
Era un lugar oscurísimo, lleno de ruidos extraños
y misteriosas sombras
que se movían a su alrededor.
MariPazi estaba aterrorizada,
nunca había sentido tanto miedo en toda su vida!

MariPazi lloraba y lloraba, echa bolita
en posición fetal y con los ojos bien cerrados;
sudaba y temblaba llena de escalofríos,
cuando de repente
escuchó una fuerte voz que le decía:
"Oye! Tú! Abre tus ojos!"
Bueeeno!!! A MariPazi casi se le sale el corazón
y del miedo que sintió dio un tremendo salto! 

Cuando por fin abrió sus ojos vio a
un diminuto dragón azul.
-¿Quién eres tú?, -tartamudeó sorprendida
la asustada MariPazi.
-Me llamo Osculta, y soy el guardián de tus miedos,
-dijo molesto el dragón azul.
-¿Osculta? ¿Qué significa tu nombre?,
-replicó MariPazi,
quien poco a poco fue recuperando su tranquilidad.

-Osculta significa Escucha. 
Pero no me desvíes del tema: Ya estoy harto! 
Estoy cansado de tantos miedos que tienes! 
Cada vez aumentan más y más en Miedolandia 
y no me doy abasto para custodiarlos! 
Si sigues así, cuando crezcas será muy fácil 
controlarte, 
manipularte, la gente se aprovechará de ti, 
tus jefes, los gobernantes, 
la TV y el fantasma del rumor en redes sociales.
 
 ¿Escuchaste bien MariPazi? 
Me tienes hasta la madre con tus miedos!,
-contestó casi gritando el dragoncito azul.
-Lo sé! Yo también estoy cansada de vivir así. 
¿pero cómo puedo quitarme los miedos?
-Al miedo necesitas asustarlo. 
Que el miedo sienta miedo de ti.
MariPazi quedó sorprendida y sin entender.
Entonces Osculta le explicó:
"Es muy fácil!", -dijo el dragón azul mientras
colocaba enfrente de MariPazi
un enorme bulto cubierto por una manta negra.
-Abajo de esta manta negra están todos tus miedos. 
Cuando yo la levante, vas a pegarles un gran grito, 
un grito con todas tus fuerzas para asustarlos.
-¿Y crees que eso funcione? 
-¡Claro! Comprúebalo tú misma.
MariPazi estaba decidida. Total!
ya no tenía nada que perder.
Así que agarró fuerzas, respiró profundo
y se preparó a la señal que el dragón azul
le haría para quitar la manta negra
y que ella les pegara un tremendo grito
a sus miedos para asustarlos.
Osculta dijo entonces: "A la cuenta de tres: 
Uno, Dos, Tres!"
-y quitando la manta negra, MariPazi
comenzó a gritar con todas sus fuerzas!
Cual sería su sorpresa que sólo vio un gran espejo
frente a ella,
con su imagen gritona reflejada en él.
Fue tan graciosa la cara que vio de sí misma,
que comenzó a reírse a carcajadas.
Cuando Maripazi terminó de reír,
Osculta le explicó:
"La raíz de tus miedos eres tú misma.
Cada vez que sientes miedo, 
estás sintiendo miedo de ti misma
y de tu poder para transformar tu vida."

MariPazi guardó esas palabras en su corazón.

Y cuando volvió a casa, su mirada ya era diferente,
pudo jugar otra vez y disfrutar
la experiencia de vivir su propia vida.

Jesús Piña

Lee más aquí: SUELTA TUS MIEDOS!