El Mago

Share

El sabio Quetzalcóatl comía un delicioso melón, cuando su aprendiz llegó corriendo a preguntarle: “Maestro, ¿qué es un mago?”.

“¿Gustas un poco de melón?”, -respondió el maestro, ante la sorprendida mirada del discípulo quien tomó un poco de la fruta.

“Un mago es ante todo un hombre de fe. Es el que atrae con su pensar lo que desea, porque sabe que se lo merece y que todo llega en el momento oportuno.” –dijo Quetzalcóatl. Entonces ambos guardaron silencio para digerir lo que se había revelado, al mismo tiempo que disfrutaban de su melón…

El mago lleva mucho de niño, ya que el niño guarda mucho de fe. ¿Recuerdas cuál ha sido uno de los mejores regalos que te trajeron los Reyes Magos o Santa Claus? Para mí fue una bicicleta naranja y una autopista eléctrica con muchos carritos. Época mágica donde había ilusiones… y sin embargo un día el sueño se derrumbó. ¡Yo hasta me llegué a pelear en la escuela porque alguien me dijo que los Reyes no existían!

Hoy hemos rutinizado la magia. Max Weber le llamó el desencantamiento del mundo. No hay escobas, pero volamos en aviones; la antigua telepatía es ahora el moderno celular; puedo ver, oír y conversar con alguien que está a cientos de kilómetros de mí a través de una computadora.

Aunque la magia más poderosa es la energía del amor. ¿Te imaginas? De dos seres ordinarios surge algo extraordinario: La fuerza de la Vida que se materializa en un hijo/a. Y cada vez que surge algo creativo en ti, la magia se hace presente. Como el arquitecto que primero sueña su obra, la graba en un plano y después la materializa en un bello edificio.

Te diré algo que descubrí hace poco: Cuando veo jugar a mi hija Maya en el parque y la veo reír, o me pide que la abrace, o quiere que le cuente una historia para dormir, confirmo entonces que la magia existe y que soy un aprendiz de la magia divina.

 

Jesús Piña
Invierte en tu Vida!