El ángel de la abundancia

Share

En una ocasión le pregunté a mi buen amigo Jesús Sandoval: “Tocayo, ¿cuál es la clave de tu abundancia económica?” y me contestó: “Sé tu propio jefe”. Otra amiga mía, Carmen María Oca, una gran tarotista, me dijo algo similar: Confía en ti mismo para crear riqueza. Ambos fueron en su momento guías para mi independencia económica.

Cuando me enseñaron esto yo era un empleado que recibía mi sueldo cada quincena… el mismo sueldo con ligeros aumentos del 3 o 4 por ciento al año si bien me iba; y una de las frases más mediocres que yo usaba era: “Bueno, al menos tengo trabajo”. ¿Te das cuenta del nivel de autoestima contenido en ésta frase? Mis amigos creían más en mí de lo que yo mismo pensaba. Era como un águila comportándome como gallina.

Observa lo que trato de revelarte: El principal obstáculo para generar abundancia está en el miedo y en el desconocimiento de tu propio poder. Para mí no fue fácil asimilar esta lección. El primer año fue muy doloroso, fue picar piedra, trabajar y trabajar, tocar puertas, buscar opciones, ensayo y error, caer en la desesperación, sentir que tocaba fondo, pero lo más dramático: Otorgarme el permiso de creer en mí y asumir el riesgo de caminar con mis propios pies.

Hoy gano mucho más por mí mismo, haciendo lo que me gusta y dedicándole el tiempo que yo quiero. Y es que hay una enorme diferencia entre trabajar para alguien y trabajar para ti: Quien se queda con las ganancias.

Otra de las enseñanzas de Carmen María fue que comenzara poco a poco. No tenía por qué renunciar a mi empleo y partir de la nada. La estrategia fue abrirme a novedosos proyectos teniendo el apoyo de mi sueldo fijo. Esas nuevas oportunidades iniciaron con esta pregunta: ¿Qué es lo que más me gusta hacer? Si buscas dentro de ti, verás que hay muchas actividades que te gustan. Experimenta por ahí, asumiendo pequeños riesgos sin dañar tu economía. Así, poco a poco llegará el día en que los ingresos de tu trabajo libre serán mayores a los de tu trabajo por contrato.

Por cierto, ¿te fijaste en el título de mi blog? “El ángel de la abundancia”. ¡Sí existe!Invócalo todo el tiempo pues el ángel de la abundancia eres tú. No lo puedes ver todavía porque va cubierto por capas de miedo y prejuicio, pero empieza a quitarlas poco a poco, una por una, en cada nuevo intento por diversificar tus ingresos. Tu trabajo siempre ha creado riqueza, sólo que ahora puedes canalizarla hacia ti. Sólo hazlo, Just do it!

Un día que estaba triste por un negocio fallido, mi padre me habló por teléfono y me enseñó una frase que resume muy bien todo esto: “Ya que prende la llama, se expande.”

Jesús Piña
Invierte en tu Vida!