Bendito dinero

Share

El dinero es como la sangre: Da la vida si circula.
El dinero es como el Cristo: Te bendice si lo compartes.
El dinero es como la mujer: Se te entrega si lo amas.
Alejandro Jodorowsky.

Le pregunté a mi hija mientras la llevaba a la escuela: “Entre salud, dinero y amor, ¿cuál quieres aumentar?’”
Ella me dijo: “Dinero”.
“Eso es sencillo hija, pídeselo a tu papi” -le respondí.
“No papá. Yo hablo de dinero ganado por mí.” -replicó.
Wow! Tengo una hija emprendedora! jaja! Me gustó su mirada hacia el dinero!

Este post brotó de ésta cápsula de vida, por eso ahora te mostraré 5 secretos sobre el dinero y tú:

1. El dinero es una relación entre personas.

Date cuenta que el dinero que tienes te llega de los otros.  ¡Suena tan obvio y se nos olvida tan seguido! El dinero no nace de los árboles, ni de tu colchón… pero sí de otras personas.  ¿Cómo te estás llevando con los demás?

Aquí está la clave del poco o mucho dinero que tienes:  ¿Qué ofreces tú para que otros te entreguen con gusto su dinero? Seas empleado o trabajes por tu cuenta, aplica por igual. Cuando vas a pedir empleo, el otro está esperando que lo seduzcas. Cuando vendes un producto o servicio, el otro está esperando que lo seduzcas. Entiendo seducción como ese clic entre lo que alguien busca y lo que alguien ofrece.

2. Entre la abundancia y la escasez, ¿dónde pasas más tiempo hablando?

¿Vives quejándote de que no tienes dinero, los precios suben, ya no te alcanza, las deudas aumentan? ¡Pues concedido!

Dime cómo tratas al dinero y te diré como te trata el dinero a ti. No sólo es un cambio de discurso, es un giro en tu actitud ante la vida. Aquí aplica la frase: Menos es más. Mientras menos hables de lo que careces, más energía tendrás para trabajar y ganarte el sustento. La abundancia contiene su propia lógica: Al dar, recibes. Y al tomar, das.

3.  Cambia el no, por el sí.

No tengo, no hay dinero, no me alcanza, son pensamientos muy poderosos que se van insertando en cada una de tus células. ¿Por qué mejor no piensas en lo que SÍ TIENES? Estás vivo, hay gente que te ama, cuentas con un techo donde dormir, comer y descansar; cuentas con objetos útiles que te sirven: TV, lavadora, laptop, celular, cama, auto, mesa, sillas, vasos, ropa,… y la lista es tan laaaaarga como el sencillo inventario que hagas de tus posesiones y de tu red afectiva (amigos, familiares, conocidos y clientes).

4. Ofrece un valor agregado.  

Por la mañana me compré un licuado de mamey y al pagar con un billete, la señorita que me atendió me preguntó con cara de fastidio: ¿no trae cambio? ¡Error! Ya lo pensaré dos veces antes de ir al mismo lugar. Un día le pregunté al dueño de una tienda de abarrotes la clave del éxito de su negocio. Miré muchas tiendas alrededor y la suya siempre estaba llena de gente comprando. Él me dijo: “Te daré una clave: siempre tengo cambio y lo ofrezco con gusto”. Así le pagues con un billete grande y sólo compres un chicle, él te dará cambio. Esto se llama valor agregado.

Te compraron tu producto y tú le añades un regalo, una atención, un detalle: has superado las expectativas que había en ti. Pasé a pedir una servilleta a un negocio de helados de yogurt y el dueño me regaló uno de zarzamora para que conociera sus productos. En  un mercado quise  comprar un poco de chicharrón y antes de  cualquier cosa, la dueña me regaló un taquito de chicharrón con guacamole en una tortilla recíen hecha ahí mismo… ¡y le compré! ¿Puedes verlo?

5. No des mucho de nada. Esto lo vi en un anuncio de alimentos, aunque aplica también para el dinero. Comer bien es diferente a comer mucho. Hay gente que gana 100 mil pesos y gasta 150 mil; es pobre y sufrirá con el dinero. Hay quienes ganan 3 mil pesos y gastan 2 mil; son ricos en lo pequeño y la vida los recompensa: Ellos gozarán con su dinero.

No des mucho de nada significa eliminar las horas pompa, es decir, pasártela sentado en tu escritorio perdiendo el tiempo y dejando que se escurran las horas hasta tu salida. Te falta ser productivo. Y ¡ojo! Esto es independiente de cuánto te paguen o cómo te explotan en el trabajo.

Ser productivo se nota: Disfrutas lo que haces, te das cuenta de que avanzaste en el trabajo del día, sales enriquecido de la oficina y estás deliciosamente cansado. Ser productivo es dejar tu huella personal en el mejoramiento del mundo donde vives.

¡Riqueza hay! ¡y mucha! pero no te la van a regalar. Esto no es un rollo esotérico, al contrario, es incluso principio elemental de economía: La riqueza nace del trabajo humano, el dinero procede de una relación entre personas.

 Te daré un dato impresionante:

Si pudiéramos colocar de pie a los 7 mil millones de personas que somos en el mundo, - uno junto a otro-, abarcaríamos solamente la ciudad de Los Angeles. El resto del planeta quedaría sin gente. Entonces, no es espacio lo que necesitamos, sino un equilibrio.

Y el equilibrio comienza en ti: Enre lo que das y lo que recibes…

PD: Hace tiempo en Facebook me comentaba una persona que yo daba mucho a los demás. Mi respuesta fue ésta:

Yo doy mucho porque la Vida me ha dado más.

Te invito a mi próximo taller para hacer CRECER TU ABUNDANCIA. Haz clic en:
“Salud, dinero y Amor..¿Cuál necesitas mejorar?”

Jesús Piña
Invierte en tu vida