Déjate despeinar

Share

Déjate despeinar por la vida!

 

 

 

 

 

 

Lo leí y me gustó!

A mi hija le dejaron una tarea en la escuela: Cuidar un huevo durante 15 días, adornarlo, vestirlo, limpiarlo, darle de comer… como si se tratara de un bebé. Ella me comentó la intención de su maestra: Aprender la responsabilidad de tener un hijo.

Y es así como surgió el tema que hoy te comparto: LA RESPONSABILIDAD. Si te vas al origen de la palabra verás que es la cualidad de RESPONDER. ¿Tú respondes?

 

Responde por tus acciones

Estás haciendo algo y de pronto la riegas, ¡ups! ¿Te ha pasado? ¡A mí sí! Y es cuando mi niño interior se asusta y corre a esconderse en el rincón más oscuro y lejano de la casa. No importa si tienes 11, 21 o 70 años, el miedo a las consecuencias de nuestros actos nos provoca huir. Pero algo aprendí en las constelaciones familiares acerca de la frase de poder para comenzar a asumir tu responsabilidad, te la comparto: Si te equivocas, admítelo y dí “¡Lo siento!”

Responde por lo que te toca

Hay quienes van por la vida repitiéndose: “Eso no me toca”, “Ese no es mi problema”. Mejor míralo al revés y pregúntate lo que te toca. Para empezar, responde por ti mismo; ¡tú eres tu propio encargo! Como dice el fragmento de una bella obra de teatro: “Levántate! ¡Ponte los zapatos! Siente el suelo bajo tus pies…  Te tienes a ti mismo! Tú eres la solución!”  (Wow! Me emocionó y recordé al grupo de Jornadas donde pertenecí!)

Suelta lo que no es tuyo

Se parece a la anterior, sin embargo, la diferencia es abismal. Hay personas que se echan encima los problemas y preocupaciones de los demás. Ahí van cargando como mulas los paquetes de otros. Primero, empiezas sintiendo pena ajena, y luego luego te enganchas a querer solucionar las broncas de los otros hasta el grado de no poder dormir pensando en atender algo que no es tuyo. ¡Aguas! Te doy otra frase de poder: “Yo soy yo, Tú eres tú, Y para mí está bien así.”

Liberarte de lo que no te sirve

¿Cuándo fue la última vez que escombraste tu clóset, la cajuela del auto o tu locker? Aquí puedes ver un reflejo de tu caos interno, pues como es afuera es adentro. ¡Escombra! Te conviene. El ser humano es un animal que guarda muchas cosas inútiles, lo paradójico es que te irás de este mundo sin nada material. Si al caminar llevas en la mano cosas inútiles y te das cuenta de ello… ¡pues suéltalas! ¿Quieres una frase para esto? Cuando desees verdaderamente liberarte de algo o de alguien, despídete así:  “¡Por lo que me diste, Gracias!”

La vida tiene su timing

Todas las cosas tienen su tiempo, todo lo que está debajo del sol tiene su hora. (Eclesiástico 3,1) Esta frase bíblica está llena de sabiduría; te está diciendo que el momento propicio generalmente es cuando vas a tomar una decisión. Aquí recordé un escrito mío de hace algún tiempo, haz clic en: La duda es no. 

Otro modo de expresarlo es éste: Toma las oportunidades que te lleguen, ¡total! el peor fracaso es no intentarlo… ¡Sí, ya sé! Quieres tu frase;  ahí te va: “Hoy lo haré diferente! Hoy lo haré a mi modo!”

El control es tu aliado, evita convertirlo en tu tirano

Leíste bien: El control es tu aliado… sólo si tú quieres.  ¿Te has preguntado por qué existen el control, el orden, la estructura, las reglas? Porque sin ellas no habría convivencia y armonía entre las personas. El control está a tu servicio, siempre y cuando no te excedas con él. ¿Cómo saberlo? Cuando el control te asfixia, te oprime, te destruye, entonces ya es un tirano. El control es como tu esqueleto, te mantiene firme, en pie y te da seguridad. Sin embargo, eres más que un esqueleto; eres músculos, órganos, piel, ¡eres un ser con vida!

Tengo otra historia sobre esto, haz clic en: ¿Hay orden en tu amor?

 ¿Sabes? Responder por tu destino es un atributo del héroe… Por eso:

¡Déjate despeinar por la Vida! A Ella le encanta provocar a tu héroe dormido.

Te regalo la estrofa de una canción que es todo un himno a despeinarte:

Deja de llorar
Y aprende a luchar
La vida tan sólo es un momento
No te dejes vencer y mira lo que ayer
Se te escapó como si fuera el viento…

Jesús Piña