Crisis

Share

 Cuando el guerrero está listo, llega la crisis.

¿Eres un guerrero? Paradójicamente lo descubres en medio de una crisis, cuando percibes la necesidad de hacer algo nuevo porque las cosas no funcionan bien, en un constante ritmo donde todo cambia. Ahora escucha esto, la crisis llega con un enigmático mensaje para ti: Estás list@ para crecer y evolucionar.

Y como en estos días todo mundo habla de crisis, quise irme a los diccionarios y encontré que la palabra crisis ;) significa analizar y decidir. Se rompió tu cascarón y al romperse, hay que analizarlo para luego tomar una decisión. “¡Pero duele!” dirá alguien por ahí. Eso es cierto, crecer es difícil a cualquier edad. Me dolió mucho, -no tienes idea de cuánto-, dejar mi trabajo en el Tec de Monterrey, sin embargo, cuando cerré esa puerta se abrió una mejor: Mi Consultorio. Las debilidades te fortalecen.

Toda tu vida has superado muchas crisis… sin darte cuenta. Nacer, aprender a caminar, la dentición, el control de esfínteres, tu primer día de clases, ¡el último día de clases!, tronar con tu pareja, definir tu vocación, el nuevo trabajo, una enfermedad, la pérdida, una despedida o la muerte. ¿Puedes verlo? Estamos llenos de situaciones críticas y de muchas, ¡pero de muchas! has salido adelante. Sólo necesitas recordar cómo lo conseguiste. Haz un poco de historia y recuérdate guerrer@

La crisis nos obliga a pensar nuevos caminos tomando decisiones más libres. Esto sucede si te subes a la “ola de la crisis”, en vez de ser “revolcado por la crisis”. Como dicen en política, “lo que resiste, apoya”. Por eso, tu gran enemigo no es la crisis, sino el miedo. ¿Y sabes el antídoto? El amor.

Ese amor comienza contigo. Amarte significa confiar en ti, en tu propio poder… y asimismo confiar en los tuyos, en tu red familiar, en tus amigos. ¡Pide ayuda! La carga disminuye cuando vamos acompañados. Como puedes ver, hay dos caminos: Creces o retrocedes ante la oportunidad de cambiar.

Lee con atención estas palabras de Albert Einstein: Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora que es la tragedia de no querer luchar por superarla.

Uno de las pruebas más duras en mi vida fue el suicidio de un amigo mío, sobretodo al ser yo uno de los que lo encontró ahorcado en su cuarto y tener qué avisárselo a sus papás. Durante un mes no pude dormir, sentía miedo, hasta que un día comprendí que el momento más oscuro de la noche es cuando va a amanecer.

 Si tienes tiempo escucha esta canción. Dale clic a: TODO CAMBIA ;)

Jesús Piña
Invierte en tu Vida
INICIO ;)